Curso Escolar | 2018 - 2019

"Danos un corazón nuevo"

En este inicio de curso le pedimos a Jesús que nos ayude a regenerar nuestro corazón, le pedimos un corazón nuevo. Eso supone que nuestro corazón tenga rasgos de generosidad, entrega, donación

Aquellos que nos sentimos seguidores de Jesús de Nazaret descubrimos que dar la vida a Jesús y con Él a los demás supone multiplicarla, agrandar el corazón.

El que entrega su corazón a Dios y con Él a los demás hace que la vida cambie. Ese “corazón de piedra” no te deja ver lo maravilloso que es seguir a Jesús pero cuando lo descubres y te dejas modelar por Él surge ese gran corazón que te hace ver la vida de otra manera y sentir dentro de ti la alegría de lo que has descubierto, la alegría de seguir a Jesús. “El que me entregue la vida, la encontrará”

Entregar, dar, compartir, ayudar, colaborar, respetar, perdonar, unir… son verbos que orientan, de algún modo, nuestra vida como cristianos. Quien ofrece su corazón gana mucho más. Nosotros tenemos un corazón en ocasiones egoísta, de “piedra”. Dar la vida a Jesús y con Él a los demás supone multiplicarla, agrandar el corazón, convertir la piedra en sentimientos, en vida, en entrega. Y, encima, nos da una alegría que nadie nos la podrá arrebatar.

No nos lo podemos pensar dos veces, Nuestra riqueza no está en el tener, sino en el ser. Y ser ante Dios y con Dios, para los demás, para el mundo y para nosotros mismos, ya es “el no va más”. Jesús nos regala sus dones para que demos buenos frutos de fe, amor, paciencia, amabilidad, bondad, alegría, paz,…

Ojala que a lo largo del curso nos dejemos modelar por Jesús, el GRAN REGALO en nuestras vidas.